Exportar está obsoleto

exportación de producto

En un mundo hiperconectado, una marca debe desarrollar su presencia en otros mercados, planteando su atención y dedicación de la misma forma que lo hace en el local. Sin embargo, y aunque no lo creas, exportar es cosa del pasado.

La exportación es una actividad construida y basada en la siguiente premisa: existen grandes barreras para vender en otros mercados.

Conforme esas barreras se van haciendo más ligeras, el archiconocido status quo de esta gran industria, comienza a verse amenazado. Pero hasta que eso ocurra de forma generalizada, las cosas se siguen haciendo a la vieja usanza. ¿Cómo exactamente?

Para que un alimento se exporte de España a EEUU, es necesario involucrar a toda una cadena de intermediarios; el juego comienza así: la empresa que exporta, vende mercancía a un importador, y es ese importador quien decide la estrategia de desarrollo de ese producto. Busca distribuidores, quienes a su vez tendrán brokers los cuales se encargarán de presentar el producto al jefe de compra de una o más grandes cadenas de supermercados. 

El importador lidera la estrategia de ese producto en el país de destino, y esa estrategia básicamente consiste en distribuirlo con el único fin de que se venda. El producto podría conservar la marca o no. Incluso, en muchas ocasiones, el importador se limita a poner una pegatina sobre el packaging original con los requisitos legales en el idioma de destino. Lo que se traduce en que el productor tiene poco o nada que decir al respecto de su propio producto.

En definitiva, la mayoría de las marcas que exportan bajo este modelo:

• No disponen de información detallada de ventas, ya que el importador no la facilita.

• No cuentan con presencia de marca. Los importadores no suelen hacer marca de cara al consumidor final, se limitan a presentar el producto y a hacer promociones en el canal.

• No hay una atención al consumidor online, tan importante hoy día.

• No suele existir una presencia digital que aterrice y presente la marca en la cultura culinaria de destino. 

Vocación global desde el nacimiento

La tendencia actual es a que una empresa, por pequeña que sea, tenga desde su nacimiento una clara vocación global y que el desarrollo su negocio siempre tenga presente esa visión. Este simple cambio de mentalidad, ayudará a que las decisiones que se tomen de cara a desarrollar otros mercados, nunca sean precipitadas, ni cortoplacistas. 

• Una presencia de marca digital preparada para atender a consumidores de los mercados en los que se opere, NO sólo una traducción de la versión en español, orientada al canal.

• Una presencia jurídica local con todos los permisos para operar como un fabricante local, seguros de responsabilidad, licencias…

• Un equipo de marketing propio o consultora de food marketing local, que aterrice la marca y su posicionamiento, la formulación de los productos, los formatos de consumo, el packaging, un argumentando de venta que ayude a explicar bien el producto al canal, una estrategia de contenidos que dé soporte al desarrollo de sus redes sociales, una estrategia de relaciones públicas tanto en medios on/off como con incluencers locales, que introduzcan el producto en la vida de los consumidores a través del contenido digital.

Solo teniendo todos estos puntos, y algunos más, cubiertos, merecería la pena invertir en ir a ferias, en desplazamientos y stands para conseguir contactos en el sector que ayuden a ampliar nuevas vías de distribución y comercialización. Y como todos sabemos, el empresario va a su primera feria sin saber (o sin querer saber) lo que supone vender un alimento hoy en día.

Vender algunas miles de unidades a un importador, tras conocerlo en una feria, es un golpe de suerte y un buen tema de conversación para una cena entre amigos pero, como estrategia para desarrollar una marcar de alimentación con vocación global… resulta una técnica bastante obsoleta. 

exportación sector alimentación

Arriba en la imagen, nuestro CEO, Pedro Álvarez en Texas (EE.UU) emprendiendo nuevos proyectos de exportación de productos de alimentación españoles.

 

En -ivoro ayudamos a las marcas a desarrollar su presencia internacional definiendo la estrategia desde España y encontrando los partners locales que puedan ejecutar el plan de marketing de nuestros clientes en otros mercados. 

¡QUIERO QUE MI MARCA SEA INTERNACIONAL!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *