Nuevos usos para alimentos tradicionales

Hay proyectos que se convierten en verdaderos hallazgos. En este, nos propusimos indagar nuevos usos para los caldos Aneto, que hasta el momento habíamos vinculado con el recetario tradicional. Nuestro objetivo inicial era mostrar la principal ventaja del producto a través de cuatro platos fáciles y sencillos de preparar, que ofrecieran un resultado rico y sabroso con poco esfuerzo y en poco tiempo. Con un alimento tan ligado ‘genéticamente’ a nuestro acervo gastronómico, parecía natural decantarse por variaciones de las recetas de siempre, y así lo hicimos : un arroz negro y una crema de marisco con chipirón que sacan todo el partido al sabor original del producto. Pero ¿era eso todo lo que podíamos hacer? De ninguna manera. Si algo nos caracteriza es nuestra pasión investigadora, una inquietud casi científica por sacar todo el jugo a los sabores que llegan a nuestros fogones. Esta afición por despertar paladares nos ha convertido en expertos en revelar nuevos usos del producto que van mucho más allá de lo obvio. Así que nos pusimos a ello: diseccionamos sabores, analizamos combinaciones, pensamos, saboreamos. Y nos atrevimos: una sopa coreana y una sopa de miso, que demuestran que la etiqueta ‘tradicional’ no está reñida con la aventura. Asociando con acierto nuestros caldos a algunos ingredientes exóticos, obtuvimos dos propuestas que superaron con creces los objetivos: dos deliciosos platos, muy fáciles de preparar, y que además nos trasladan al otro lado del mundo con cada cucharada. Y así, un proyecto aparentemente sencillo se convirtió en una aventura. Al hermanar sabores de toda la vida con otros que seducen, sorprenden y hacen soñar, mostramos una cara inesperada de un buen caldo tradicional, que encuentra así su sitio en un público mucho más amplio. Así encabezamos esta singular expedición, convencidos de que las marcas ganan al descubrir nuevas posibilidades para sus productos, y el resultado no podría ser más interesante. Sorpresa y deliciosos resultados están asegurados en la próxima misión, ¿aceptas el desafío?